Paté de espinaca y trigo burgol

Paté de espinaca y trigo burgol, decorado con verduras frescas y mayonesa vegetal.
La espinaca  es una planta anual, de la familia de las amarantáceas,  cultivada como verdura por sus hojas comestibles, grandes y de color verde muy oscuro. Su cultivo se realiza durante todo el año y se puede consumir fresca, cocida o frita. Es rica en vitaminas A y E, yodo y varios antioxidantes.









El grano de trigo, como todos los cereales, posee una  envoltura llamada "afrecho" o "salvado", esta parte del grano es la más rica en celulosa, hierro, fósforo, magnesio, calcio, y vitaminas del complejo B. Es por esta razón que es más conveniente consumirlo en forma integral. En su interior se encuentra el "germen" o "embrión" que contiene proteínas, grasas y vitaminas E y B.
Es una variedad de trigo que se obtiene a partir del trigo Candeal, el cual es partido, precocido y secado.








Ingredientes

Aceite, 2 cucharadas
Cebolla, 1
Espinacas, 1 atado
Salsa de soja, 2 cucharadas
Trigo burgol cocido,  200 gramos
Perejil picado, 1 cucharada
Ajo picado, 2 dientes
Sal y nuez mozcada
Jugo de ½ limón


Preparación


Untar una cacerola con aceite y colocar dentro la cebolla picada y las espinacas cortadas en juliana.


Tapar la cacerola y cocinar al vapor de 5 a 8 minutos hasta que las cebollas estén a punto. 


Retirar del fuego.



Licuar las verduras añadiendo la salsa de soja y unir con el trigo burgol, el ajo, el perejil y  el jugo de limón.






Condimentar con nuez moscada y salar.

Ubicar la preparación en un molde previamente aceitado y presionar.



Reservar en la heladera.

Al momento de servir  desmoldar el paté en una fuente y decorar.







Fuente
La Esquina de las Flores